BROUGH SUPERIOR SS100, ART DECÓ

De la SS100 solo se fabricarán 300 unidades

Foto 08 Brough Superior SS100

Con una estética basada en el mismo modelo de los años veinte, la Brough Superior SS100 es una joya hecha a mano en una serie muy limitada, de la que todas las unidades ya están asignadas.

Tras varios años de desarrollo, el pasado año empezaron a salir de la linea de montaje las primeras unidades. Un modelo que devuelve a la vida a la marca de las denominadas: Rolls Royce de las motos.

Foto 02 Brough Superior SS100

Creada en 1919 por George Brough, esta marca británica se convirtió en todo un referente de la industria de la moto gracias a sus logros deportivos. De estos hay que destacar los records de velocidad conseguidos por Bert Le Vack: 119 millas por hora en 1924 y cifra que pulverizaba en 1929 (129 mph). Además, su robustez mecánica y nivel de acabados la convirtió en la preferida de los conductores más sibaritas de entonces. Un ejemplo de ello fue Lawrence de Arabia, que usaba una Brough Superior casi a diario, moto en la que perdió la vida debido al deficiente equipamiento que llevaban los conductores en aquella época y que provocó los primeros estudios serios para mejorarlo… pero esa es otra historia.

Estética de entre-guerras

Lo primero que llama la atención de esta moto son sus líneas. Manteniendo el aspecto de las motos de los “Alegres veinte”, monta un depósito de gasolina similar al de aquellos años. Está fabricada artesanalmente con aluminio en las instalaciones de la marca. Su sección cilíndrica y plana, con tres bridas metálicas rodeándolo son puro Art Decó.

Foto 03 Brough Superior SS100

Junto al depósito, destaca el largo y estilizado colín monoplaza. En el que se aloja un asiento fabricado en la mejor piel, con cinco posibles acabados. Lo remata una pequeña óptica y un escueto soporte para la matrícula.

En cuanto a la óptica delantera, como no podía ser de otra manera, es circular. Combinando su aspecto vintage con la capacidad lumínica de una moto de hoy.

Chasis ligero y artesanal

Otra pieza que no deja a nadie indiferente es su chasis. Tanto él como el sub-chasis están fabricados en titanio, mediante el mecanizado en CNC. Este ligero y resistente cuadro se encarga de conectar el motor, desde la parte superior, con la horquilla y el sub-chasis, siendo el propulsor también parte portante.

Foto 05 Brough Superior SS100

Destacable también es la horquilla. Se trata de una re-interpretación del tipo “Castle” usada por el modelo original. Está creada a partir de una pieza de aleación de aluminio bellamente esculpida a la que se unen dos articulaciones de titanio sobre las que actúa un único amortiguador totalmente regulable, con un recorrido de 120mm, fabricado por Öhlins. El mismo proveedor sueco que se encarga del amortiguador trasero, que en este caso tiene un recorrido de 130 mm y va montado en un basculante de aluminio.

Delicatessen y excentricidades

Como cualquier moto de este tipo, la Brough Superior SS100 consta de algunas soluciones poco comunes. De estas debemos mencionar su sistema de frenos delantero, desarrollado junto a Beringer. Esta formado por dos parejas de discos de freno a cada lado de la rueda, sobre las que actúan unas pinzas radiales dobles de cuatro pistones, fabricadas a partir de un solo bloque de aluminio.

Foto 04 Brough Superior SS100

Entre sus “pijadas” más llamativas: su instrumentación, que se resume a un único velocímetro de la marca inglesa Smiths; sus elegantes manetas de freno y embrague, con recipientes para los líquidos de metal; las cuatro opciones de llantas, dos de radios y dos mecanizadas en CNC; y sus minimalistas interruptores, compuestos por solo cuatro botones, situados por parejas a cada lado del manillar, y que presionados en distintas combinaciones cumplen con todas las funciones: arrancado, intermitentes, etc.

Dos cilindros, la tradición manda

Su motor, es un bicilíndrico en “V” a 88 grados refrigerado por agua de 997 cc. En su diseño y fabricación se contó con la colaboración del especialista en creación de bancos de potencia, Akira Technologies. Firma que ha colaborado en la puesta a punto de las Kawasaki de Tom Sikes y Jonathan Rea en Superbikes. Entrega unos 100 caballos a 9.800 rpm, con un par motor máximo de 89 Nm a 7.450 vueltas. Este propulsor se combina con un moderno sistema de inyección electrónica y un par de escapes con su salida por el lado derecho de la moto.

Foto 06 Brough Superior SS100

Tres acabados para la Brough Superior SS100

Desde fábrica proponen tres terminaciones de color y otros detalles, a los que se pueden unir otras indicaciones por parte del cliente. La más clásica es la “Tradicional”, que combina el negro de chasis, horquilla y basculante con el pulido a espejo de su carrocería y escapes. Para el que prefiere un aspecto más deportivo, existe la opción “Racing Full Black”, que prácticamente cubre toda la moto de negro. Y por último, el más impactante, el “Titanium”, que deja al desnudo todo el titanio de la moto.

Foto 07 Brough Superior SS100

Toca esperar y ahorrar

Si la moto os ha gustado, vais a tener que esperar, ya que las 300 unidades de esta serie limitada ya están adjudicadas a un precio de partida de 52.000 € sin impuestos. Pero no desesperéis, desde Brough Superior nos confirman que están trabajando en nuevos modelos con los que tentarnos. Como se suele decir: “Hay vidas más baratas, pero no son vida…”

Foto 01 Brough Superior SS100

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*