DEBOLEX TRIUMPH THRUXTON R

Una neoclásica vestida de aluminio

Foto 06 deBolex Triumph Thruxton R

El equipo formado por Calum Pryce-Tidd y Des Francis nos presentan su deBolex Triumph Thruxton R. Una moto con la que, manteniendo la esencia de esta gran inglesa, consiguen dar un plus de elegancia y de paso, quitarle algunos kilos.

Fotos: deBolex Engineering Co.

La filosofía de este taller británico hay que buscarla en los años 50 y 60 cuando empezaron a popularizarse las carrocerías de aluminio en los coches de carreras. Con ellas, se conseguía una reducción considerable de peso manteniendo la resistencia estructural. Con esta premisa, Calum y Des, llevan varios años fabricando algunas de las motos más bonitas que nos llegan desde Las Islas. Creaciones que buscan mantener lo mejor de las motos donantes reduciendo su peso y dándoles un toque personal.

Foto 02 deBolex Triumph Thruxton R

Su motor

Básicamente se ha mantenido el bloque original, cambiando algunos detalles y buena parte de su electrónica. Entre los primeros, cabe destacar un nuevo filtro de aire, de K&N; la instalación de un kit de Magura, para convertir en hidráulico su sistema de embrague; la incorporación de un cambio asistido “Quick Shift” del especialista sueco Cordona; y la sustitución del sistema de escape por uno tipo siamés, de acero inoxidable, con una única salida con silenciador Keihan.

Foto 04 deBolex Triumph Thruxton R

En cuanto a la electrónica, se ha instalado una unidad de control digital para el sistema eléctrico, Motogadget M-Unit Blue. Esta unidad, tiene 12 entradas y 10 salidas, y en este caso opera con interruptores tipo botón de Motone Customs. Además, gracias a su conexión Bluetooth® LE, se puede acceder a la aplicación para Smartphones “m.ride” de Motogadget. Junto a ella se ha montado una ECU de la empresa italiana MicroTec y una batería Shorai… Lo que se dice un buen repaso.

Foto 11 deBolex Triumph Thruxton R

Su parte ciclo

Las suspensiones originales se han sustituido por material firmado por Maxton. Este equipo está compuesto por unos cartuchos para la horquilla, que también recibe una nueva tija superior artesanal; y unos amortiguadores traseros modelo T260. Ambos trenes totalmente regulables.

Foto 09 deBolex Triumph Thruxton R

En el apartado frenos, se ha montado una bomba de accionamiento radial Magura HC3, similar a la del embrague, acompañadas de unos latiguillos metálicos Venhill. Esta exquisita bomba actúa sobre una pareja de pinzas de freno radiales Brembo, modelo “.484 Café Racer”, y otros tantos discos ISR 23F-series.

Para las ruedas, en deBolex se ha apostado por el clasicismo y la eficacia, combinando unas llantas con radios de acero Excel con unos neumáticos Metzeler Racetec RR. Cabe destacar, que este neumático deportivo ha sido desarrollado en las Road Races, de ahí su nombre.

Foto 01 deBolex Triumph Thruxton R

Su posición de pilotaje

Puede parecer rimbombante lo de pilotaje, pero en deBolex han querido darle un toque deportivo a esta Triumph. Para ello, primero se han montado unos semi-manillares Renthal por debajo de la tija, junto a unos puños de la misma marca y contrapesos Rizoma. Después, se ha adaptado un kit de mandos retrasados para el freno trasero y el selector de marchas, también de Rizoma. Con ambas mejoras se consiguen más opciones a la hora de adaptar la posición de conducción al gusto del piloto.

Foto 03 deBolex Triumph Thruxton R

Carrocería

Como os adelantábamos, el plato fuerte es la carrocería. En deBolex han fabricado a mano, en ligero aluminio: el depósito de gasolina, donde han montado un tapón de Rizoma; los paneles laterales; la tapa del radiador; la quilla; el colín, con su precioso asiento en piel tipo Alcantara y el minúsculo soporte de matrícula; la caja de electricidad; y la pequeña cúpula, donde en su dorsal amarillo encontramos una ingeniosa solución para ocultar la óptica cuando se entra en circuito.

Foto 07 deBolex Triumph Thruxton R

En cuanto al color: se ha optado por el clásico y elegante “Jet Black” de Triumph, que combina a la perfección con las innumerables piezas metálicas con recubrimiento cerámico “Cerakote”, del que se encargaron los chicos de Flying Tiger Coatings.

Conclusiones

Estamos ante un trabajo de mucho nivel, con el que deBolex vuelve a dejar el listón muy alto. Donde además de muchas piezas de los mejores proveedores encontramos una carrocería artesanal en aluminio espectacular. En conclusión, una moto para admirar y conducir… lo que debe ser un auténtico Café Racer.

Foto 05 deBolex Triumph Thruxton R