THOR CYCLES PROJECT SAGA DUCATI

Ópera Prima Desmodrómica

Foto destacada Thor Cycles Project Saga

Desde Sevilla nos llega este caferacer, fino y elegante, construido sobre la base de una Ducati 900 SS de 1999, su nombre: Thor Cycles Project Saga.

No es fácil lidiar con la SuperSport de Pierre Terblanche y menos para hacer un caferacer. El diseño que hizo el sudafricano para Ducati tenía muy marcada su filosofía: una mezcla de modernidad y tradición. Esta dificultad añadida, fue una de las razones que animó a Miguel, de Thor Cycles, para emprender este proyecto y conseguir este espléndido resultado.

Chasis

Como os adelantábamos las formas del chasis no eran las ideales para un caferacer. Por lo que hubo que trabajar mucho en él y usar la bancada. Se rehízo la zona del sub-chasis, que en esta moto no es desmontable, dejándola lo más paralela al suelo. Consiguiendo así darle un aspecto más plano, como se estila en un caferacer actual. Después, una vez reconfigurado y soldado, se le pasó por el chorro de arena, lijó a mano y pintó al polvo en negro.

Foto 01 Thor Cycles Project Saga

Motor

Como todo buen caferacer, el motor debía ser uno de los protagonistas. Para ello se decidió seguir el mismo camino que con el chasis, pintándolo con pintura Epoxi: negro brillo el cárter y gris claro los cilindros. Para ello, previendo los daños que provocaría en retenes y rodamientos la temperatura del cocido de la pintura en el horno, primero se desmontó el motor, tras lo cual se pasó por el chorro de arena y se lijó. También se aprovechó, para cambiar todos los retenes y rodamientos, así como sustituir los discos de embrague y sus muelles. Y se montó un empujador de embrague Rizoma que muestra más los discos.

Para terminar, se sustituyó la caja de filtros de aire original por una más pequeña, deportiva y de mayor calidad del especialista K&N. Sin embargo, debido a la anchura de los filtros cónicos elegidos, hubo que reconducir y recolocar la salida, usando para ello tubos de silicona, resistentes a temperaturas extremas.

Llantas

En consonancia con el concepto preestablecido se decidió sustituir las llantas. Para ello se montaron unas de radios provenientes de una Ducati GT1000, más acordes con el proyecto. Dado que estaban en muy buen estado solo se procedió a su pulido a mano para mejorar su aspecto. Tras lo cual, llego el arduo trabajo de adaptarlas a la moto.

Como nos contaba Miguel: “El centrado de ambas llantas supuso uno de los mayores retos de este proyecto, y aunque la delantera solo necesitó retenes nuevos y unos casquillos a medida, la trasera fue otro cantar”.

Foto 04 Thor Cycles Project Saga

Sin apenas espacio, se tuvo que rehacer el anclaje del freno trasero y tornear el porta-coronas y los tetones que lo unen con la llanta, consiguiendo los 6 mm necesarios. Además, se sustituyeron las tuercas del plato de transmisión, por otras más resistentes y de 0,5 mm de alto, evitando así rozar el basculante como hacían las originales. Con todo esto, se consiguió centrar la rueda, alinear la cadena y evitar su roce con el neumático.

Frenos

Otro reto importante fueron los frenos, especialmente el tren delantero. Debido al color dorado y el tamaño (4 pistones opuestos) de las pinzas originales, fueron sustituidas por unas pinzas negras de 2 pistones de posicionamiento unilateral y unos discos de las Ducati Sport Classic. Además, para adaptar las nuevas pinzas a la horquilla hubo que tornear sus anclajes. Atrás, el trabajo fue menor, sustituyendo simplemente la pinza por una de color negro.

Suspensión

Para empezar, el amortiguador original fue desmontado, restaurado y repintado en rojo y negro. Este último color también se aplicó al basculante.

Las bombas de freno, trasera y delanteras, así como la del embrague fueron sustituidas por las de una Monster 696. La trasera, debido a su deterioro, y la delantera y del embrague buscando darle un aspecto más vintage, al incluir estas los depósitos de líquidos. Además, casaban mejor con el aspecto general de la moto al ser negras.

Foto 07 Thor Cycles Project Saga

Luces

Para la óptica delantera, se decidió montar el soporte de una Ducati Monster 620, que deja las barras de la horquilla más limpias al ir apoyado en la tija inferior. Se instaló un faro redondo de 18 cm de diámetro, de aire retro pero moderno, gracias a su cristal liso. El resultado, un conjunto eficaz, bonito y que pasa desapercibido.

Cabe destacar que para la instalación del faro hubo que fabricar unas pletinas de acero de 3 mm, debido a su profundidad. Lo que se aprovechó para colocarlo más bajo y adelantado

Electricidad

Según palabras de Miguel: “El cableado original de Ducati fue una pesadilla, y su sustitución el gran trabajo oculto de este proyecto”.

Primero, se simplificó el cableado original en casi 80 cm, para lo que hubo que desenfundar e identificar todo el cableado. Después, se enfundó en neopreno ignífugo y se recondujo por el chasis, dejándolo oculto.

Foto 03 Thor Cycles Project Saga

Pero mayor dificultad supuso ocultar los numerosos y grandes relés, las cajas de fusibles y la centralita. Para ello, se fabricó un puente transversal en el chasis, oculto en el hueco que dejaba la caja de filtros originales, debajo del depósito de gasolina, acomodando en él todos esta parte eléctrica.

Carrocería

Para el guardabarros, se partió del de un Ducati GT1000. Una pieza que se ancla a la horquilla mediante unos bonitos tubos cromados. Fueron recortados, tanto de largo como de ancho, dejando la parte delantera muy limpia y elegante.

Una pieza importante en este proyecto fue el depósito de gasolina. Debía conseguir dar ese aspecto de caferacer actual que se buscaba. Tras darle muchas vueltas se decidió montar uno importado desde Estados Unidos, proveniente de una Ducati 750 Sport, un modelo que no se comercializó en España. A pesar de encajar perfectamente en el chasis, hubo que preparar los anclajes del chasis para montarlo. Además, se soldaron unas salidas a 90º para el combustible, evitando así que los tubos de gasolina tuvieran mucha curva y quedasen a la vista.

Foto 06 Thor Cycles Project Saga

También es foráneo el precioso colín monoplaza, más concrétamente británico. Esta hecho en fibra y sigue a la perfección la curva que describe el deposito. Bajo él se instaló un paso de rueda diseñado y fabricado en acero de 3 mm por Thor Cycles.

Accesorios y detalles

El porta-matrícula es fruto de la colaboración con Balfonek Special Parts. Una pieza robusta y ligera que se fabricó a mano a partir de una plancha de aluminio de 5 mm y  que incluye la luz de freno.

Para los mandos, se usaron unos semi-manillares Tomasselli, simplificados de 5 a 3 piezas, y se restauraron las piñas, manteniendo su aspecto clásico. En cuanto al bombín de arranque, se desplazó a la derecha, dentro del chasis, lo que permitió instalar la nueva instrumentación Koso DB01 y sus anclajes.

Foto 03 Thor Cycles Project Saga

El diseño y fabricación de la base del asiento de nuevo fue de Thor Cycles. Su tapizado, se realizó en material antideslizante con costuras dobles en hilo rojo.

Especial mención tiene el trabajo de pintura realizado por Bull Garage. Con un exquisito acabado, en el que no existe ningún escalón al tacto, se cubrió la moto de un sobrio satinado gris con franjas rojas a ambos lados del depósito donde encontramos una interpretación del logotipo de Giugiaro… ¡soberbio!

Piezas especiales

Para el final dejamos dos piezas de las que están especialmente orgullosos en Thor Cycles.

La primera es la tapa del embrague, que fue diseñada vectorialmente y cortada por láser. En ella encontramos el logo de Thor Cycles casi flotando, tras el que se puede ver el empujador. La segunda, la tija superior. Una pieza que recibe el acabado que dará la marca a todos sus trabajos. Se trata de un efecto de aluminio cepillado muy fino, donde aparece grabado el logo de Thor Cycles.

Foto 08 Thor Cycles Project Saga

Conclusiones

A mi pregunta de cual es su filosofía como marca, Miguel me contestaba: “Thor Cycles nace con la idea de materializar los sueños de nuestros clientes, haciéndolos nuestros. Todo bajo un concepto claro de acabados excelente, dignos de las motos de serie… y siempre bajo nuestro lema que siempre nos inspirará: Persigue tus Sueños porque, ellos saben El Camino”

Sin duda con esta, que ha sido su ópera prima, lo han conseguido… ¡mucha suerte!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*