KTM 990 DUKE

LA PRUEBA

Foto 001 del post KTM 990 Duke

Durante siete días probamos la nueva KTM 990 Duke. Una naked deportiva de cilindrada media que combina 123 CV de potencia y 103 Nm de par motor, con un peso de tan solo 179 kg.

Foto 002 del post KTM 990 Duke

Teníamos muchas ganas de probar la nueva KTM 990 Duke. Una de las grandes novedades de la marca de Mattighofen para este 2024. Un año muy especial, ya que se celebra el 30 aniversario del lanzamiento de esta gama asfáltica, que tantas alegrías ha dado a la firma austríaca. Las razones de estas ganas eran obvias. Por un lado, el nuevo diseño que luce esta naked, que supone un cambio drástico respecto a los modelos anteriores; y por otro, su relación peso/potencia, que la sitúa entre las más efectivas del segmento. Pero, además, queríamos comprobar si esta moto se adapta a un uso más o menos polivalente. Uno que permita a su propietario utilizarla a diario para sus desplazamientos urbanos e interurbanos, que sea amigable con el acompañante y por qué no, que dé la posibilidad de realizar algún viaje de media distancia de manera confortable… ¿lo conseguirá?

Foto 003 del post KTM 990 Duke

Nueva parte ciclo

Para comenzar y dado que este modelo cambia bastante respecto al anterior, vamos a hacer un pequeño repaso de sus principales características técnicas, empezando por su parte ciclo. En ella encontramos un chasis hecho a base de tubos de acero al cromo molibdeno, que utiliza el motor como elemento estructural. Un ligero basculante de aluminio, en el que se ha optimizado su capacidad de flexión para mejorar su absorción de las irregularidades del terreno. Y un muy presente subchasis de aluminio fundido, donde se aloja la caja del filtro del aire.

Junto a estos elementos tenemos unas suspensiones WP Apex, compuestas por una horquilla de 43 mm de diámetro y 140 mm de recorrido; y un amortiguador Monotube de 150 mm de recorrido, ambos fácilmente regulables. Sin duda, un eficiente sistema que actúa sobre unas llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, envueltas por unos neumáticos Bridgestone S22. Y al que completan dos pinzas radiales de cuatro pistones, para discos flotantes de 300 mm delante; y una pinza axial de un único pistón y disco de 240 mm detrás.

Foto 004 del post KTM 990 Duke

Motor de 947 cc

También hay cambios importantes en la planta motriz de la nueva KTM 990 Duke. Incorporando una versión actualizada del LC8c, que ahora cubica 947 cc. Un compacto bicilíndrico en paralelo, que monta nuevos pistones, cigüeñal y bielas. Con todo ello, este motor entrega 123 CV de potencia máxima y un par motor de 103 Nm. Combinado con un consumo más que razonable de 4,7 litros cada 100 km.

Hay que mencionar que, junto a este nuevo motor, se incluye una electrónica de primer nivel, donde tenemos de serie tres modos de pilotaje: Street, Sport y Rain. A los que se pueden unir como opción dos más, el Performance y el Track, ambos destinados a un uso más deportivo, permitiendo una mayor personalización de las ayudas, forma de entregar la potencia y el acelerador. Lo mismo se puede decir del control de salida, una chulada que nos permitirá ser los más rápidos en los semáforos… o en la pista.

Foto 005 del post KTM 990 Duke

Uso interurbano

Para comenzar este relato de manera cronológica. Tras recoger la unidad de pruebas en Rivas-Vaciamadrid me quedaba un paseíto hasta mi domicilio, justo al otro lado de Madrid. Esto me permitió comprobar algunos aspectos interesantes de esta moto siempre pensando en un uso polivalente. Uno de ellos es lo cómoda que es. Cuando digo cómoda, es en todos los aspectos. Su motor, que en este caso iba en modo Street, entrega la potencia de una forma lineal y fácil de gestionar, apta para gente que esté comenzando en esto de las motos. Esto no quiere decir que no haya “chicha”, pero en una autopista de circunvalación es mejor ser un poco prudente.

Foto 006 del post KTM 990 Duke

Otro aspecto muy valorable era el ergonómico. Yo, que mido 1,78 m, me encontré muy a gusto a los mandos de esta KTM… bueno, como en todas. Y es que en Mattighofen dan mucha importancia a este apartado. El triángulo ergonómico que crea su asiento, reposapiés y manillar es casi perfecto para un uso polivalente. Con el mullido y anchura del asiento justo, los reposapiés colocados a una altura nada exigente y su bonito manillar cónico con dos opciones de posicionamiento. Un detalle este último que me gusta especialmente. Antes mencionaba mi altura, bueno, pues para ampliar un poco este apartado pedí a mi mujer (1.65 m) que se subiera a ver qué tal y prácticamente la opinión fue la misma… “pero ¡qué cómoda que es!”

Foto 007 del post KTM 990 Duke

Uso urbano

Si en modo interurbano la KTM 990 Duke es un diez, salvo en la protección aerodinámica como es lógico, callejeando tampoco se defiende mal. A favor tiene su corta altura desde el asiento, de 825 mm; y su peso, de tan solo 179 kg sin gasolina. Además, tiene bastante ángulo de giro y de nuevo la suavidad de los bajos de su motor en modo Street la hace muy agradable de usar en el congestionado tráfico urbano.

Por si fuera poco, el asiento del pasajero es bastante espacioso y sus reposapiés están a una altura óptima, lo que permite usarla acompañado en este entorno e incluso en carreteras secundarias mientras no pienses que estás haciendo tandas en un circuito. En este caso, el compacto tamaño del conjunto se hace notar bastante como es de esperar en una naked deportiva, que es lo que es.

Foto 008 del post KTM 990 Duke

De viaje

Durante esta prueba no tuve la oportunidad de salir de viaje con esta moto, pero sí pude disfrutar de algunas de sus características, que para mi gusto la hacen apta para viajar. Obviando lo ya dicho sobre la dulzura de su motor y excelente apartado ergonómico, esta moto disfruta de un consumo según KTM de 4,7 litros cada 100 km, una cifra que se asemeja a la que pude constatar. Además, la inclusión de serie de un control de crucero es todo un acierto. Más si cabe el que monta la KTM 990 Duke, que es muy fácil de usar e intuitivo. Como el resto de sus mandos e instrumentación. Donde debemos mencionar su excelente pantalla TFT de 5 pulgadas y la toma de corriente USB-C.

¿Y el equipaje? Pues bueno, si os dais una vuelta por la página web de la marca, podréis ver que se ofrecen varias opciones para este tema. Entre las que destacan un juego de bolsas laterales rígidas de fácil montaje, con una capacidad de 12 litros cada una y bolsa interior impermeable; o una bolsa para el asiento del pasajero de 36 litros, con un diseño muy atractivo. Así que en esto no hay excusas.

Foto 009 del post KTM 990 Duke

Uso… deportivo

Para acabar, voy a compartir mis impresiones en el uso que más se suele aplicar a una moto de estas características… las curvas del domingo. En este entorno y con el modo Performance activado, el comportamiento de la KTM 990 Duke es realmente impresionante. Sus dimensiones permiten moverte fácilmente encima de ella mientras la colocas para atacar la siguiente curva. A la que llegas, tras un agradable bramido de su bicilíndrico y disfrutar de su eficiente Quickshifter. El paso por curva es preciso e intuitivo, cogiendo rápidamente confianza en el conjunto. Esto es gracias en buena medida a sus suspensiones que trabajan realmente bien y que ofrecen cinco clics de personalización en ambos trenes muy fácil de ejecutar. En mi caso, viendo lo bien iban y los pocos kilómetros que acumulaba esta unidad, prescindí de enredar en este apartado. Lo mismo se puede decir de los frenos, que son bastante dosificables y contundentes. Aunque no es el apartado que más me gusto, ya que la moto es tan completa que no le vendría mal la combinación que monta la versión R de 2023 (890 Duke).

Foto 010 del post KTM 990 Duke

En resumen, una moto con un marcado ADN deportivo, que sin embargo ofrece un alto grado de polivalencia. Que se comercializa en España a un precio que se puede antojar un poco elevado: 15.699 €, si no valoramos en su justa medida la equipación en suspensiones, frenos y electrónica que ofrece este modelo; su moderno diseño; así como su excelente relación peso/potencia… ¿se puede pedir más?

Foto de Manel y la KTM 990 Duke