DUCATI XDIAVEL


Tecnocruiser de alta costura.

Durante el pasado Salón de la Motocicleta de Milán (Eicma), Ducati nos presentó su XDiavel, una moto que aúna las exigencias de una conducción relajada, típica de una cruiser, con el espíritu deportivo propio de las motos fabricadas en Borgo Panigale. Todo ello gracias a un prodigioso motor y a una electrónica de altísimo nivel.

Con esta moto, Ducati apuesta por tercera vez por el mundo custom. La primera fue allá por los sesenta, más concretamente en 1963, cuando por indicación de los importadores para los Estados Unidos, Berliner Brothers, se creó un prototipo de cuatro cilindros en “L” llamado Apollo. Aquel monstruo de 1.257cc y 80cv no llegó a producirse debido a los diversos problemas técnicos que generaba gestionar tal cantidad de par y potencia en aquella época. La segunda fue después de la adquisición de Ducati por el grupo Cagiva, el modelo se llamó Indiana, hubo tres versiones (350, 650 y 750cc) y estuvo en producción entre 1986 y 1990. Ahora Ducati vuelve a la carga, aprovechando el Know-How generado por sus Diavel y las posibilidades que ofrece la electrónica actual.

A primera vista la XDiavel se presenta como una cruiser elegante y musculosa que combina las virtudes del custom: pies colocados hacia delante, con los brazos estirados y un motor con mucho par, con las prestaciones y la electrónica que acompañan siempre a una Ducati. Para conseguirlo, se ha montado el clásico chasis multitubular, fabricado en acero, que utiliza el motor como parte estructural, al que también se han unido un corto subchasis en aleación de aluminio y su espectacular basculante monobrazo, éste a través de dos pletinas de aluminio forjado. El resultado es una distancia entre ejes de 1.615mm y una altura desde el asiento de 755mm, una cotas muy custom, que sin embargo, gracias a su cuidada parte ciclo, que incluye una amortiguación compuesta de una horquilla Marzocchi de 50mm anodizada en negro y un único amortiguador Sachs, permiten inclinaciones de hasta 40 grados, lo que evidencia su carácter boloñés.

Siguiendo con su parte ciclo, sus frenos están firmados por el especialista Brembo, montando delante dos discos de 320mm mordidos por unas efectivas pinzas radiales M50 (M4 32, en el modelo estándar) que son accionadas por una bomba radial PR18/19. En cuanto a las ruedas, los neumáticos son unos deportivos Pirelli Diablo Rosso II con medidas: 120/70 y 240/45, sobre llantas de aluminio de 14 ó 12 palos, según el modelo (estándar o S), llevando las últimas un impactante acabado mecanizado. A todo esto debemos sumar que gracias al catálogo de Ducati Performance, se puede elegir entre cuatro posiciones de estriberas, cinco asientos diferentes y tres manillares, lo que da un total de 60 posibilidades de adaptación ergonómica, convirtiendo a la XDiavel en un auténtico traje a medida… italiano.

Pero todo lo anteriormente descrito no tendría ningún valor sin el esfuerzo que se ha hecho en su planta motriz. Partiendo del bicilíndrico en “L” Testastretta, utilizado en la Multistrada, Ducati ha creado el nuevo DVT 1262, que como su nombre indica, cubica 1.262cc e incluye el “Desmodromic Variable Timing”. Gracias a este sistema, que actúa sobre la sincronización de las válvulas, se consigue optimizar la potencia y el par motor a lo largo de una banda más amplia de revoluciones, dando como resultado: 13.1Kg de par a 5.000rpm y 156cv a 9.500 vueltas… es decir, un par motor de custom con una potencia de deportiva. Además, también se ha trabajado en la parte estética del motor, recolocando la bomba de agua entre los dos cilindros eliminando del lado izquierdo la clásica “fontanería” de los motores refrigerados por agua de la marca, consiguiendo así, un propulsor digno de ser el elemento principal del conjunto y el centro de todas las miradas.

Como ya os mencionábamos, la presencia de la electrónica en esta Ducati es impresionante. Empezando por el uso de la plataforma Bosch Inertial Measurement Unit (IMU), que mide los ángulos de inclinación y cabeceo así como los cambios de velocidad, dando la información necesaria para que actúen correctamente los distintos sistemas de seguridad: ABS, control de tracción y asistencia en curva, los cuales son más o menos intrusivos dependiendo del modo de conducción escogido. Los modos que ofrece la XDiavel son tres: Sport, Touring y Urban, por defecto, cada uno nos propone una combinación de entrega de potencia y sensibilidad del acelerador, pero pueden ser personalizados a nuestro gusto cambiando el carácter de la moto y adaptándola a nuestras necesidades. Otro gadget del que no podíamos olvidarnos es el asistente de arrancadas (Ducati Power Launch), también gestionado por el IMU, este sistema convierte a la XDiavel en un auténtico Dragster, se activa a través de un botón en la piña derecha, tras activarlo seleccionamos en el tablero una de las tres posiciones posibles, siendo la 1 la más bestia, cogemos el embrague, engranamos la primera y aceleramos…, se desactiva al meter la tercera marcha, pasar de 120Km/h o bajar de los 5. Pero como todo lo bueno “si breve dos veces bueno” y para proteger la integridad del embrague y la correa dentada, solo está activo un número limitado de veces.

Para finalizar, queremos centrarnos en algunos detalles. Como os decíamos anteriormente hay dos modelos: estándar y S, ambos se venden solo en negro, el primero en mate y el segundo en brillo con franja central mate/rojo. Además la versión S incluye piezas con acabados mecanizados como las tapas de las correas de distribución, las placas laterales del bastidor, las llantas y los retrovisores; un asiento tapizado con doble material; un faro con tecnología DRL (Daytime Running Light); y un módulo Bluetooth. Las dos motos se entregan con alumbrado Full-LED, cuadro de instrumentos en TFT, arranque sin manos y control de crucero. Sin duda, detalles que unidos a las opciones de personalización que se ofrecen, donde existen tres paquetes exclusivos (Sport, Touring y Urban), las convierten en la referencia entre las cruiser de altas prestaciones.

Ficha Técnica
Ducati XDiavel

Parte motor
Tipo: Bicilíndrico en L con sistema DVT.
Cilindrada: 1.262 cc.
Diámetro X Carrera: 106 x 71,5 mm.
Relación de compresión: 13:1.
Refrigeración: Líquida.
Potencia: 156 cv a 9.500 rpm.
Par motor: 13,1 kg a 5.000 rpm.
Caja de cambios: 6 velocidades.
Embrague: Multidisco en baño de aceite, antirrebote.
Transmisión final: Correa dentada.
Sistema de escape: En acero inoxidable, dos terminales con salida oval.

Parte ciclo
Chasis: Multibular Trellis en acero.
Basculante: Monobrazo, aleación/multitubular forjado.
Suspensión delantera: Horquilla invertida Marzocchi 50 mm Ø, regulable.
Suspensión trasera: Amortiguador Sachs con depósito, regulable.
Freno delantero: 2 pinzas radiales monobloque Brembo.
Discos freno delantero: Flotantes de 320 mm Ø.
Freno trasero: Pinza Brembo PF30/32.
Disco freno trasero: 265 mm Ø.
Llanta delantera: Aluminio de 12 ó 14 palos, 3.5 x 17”.
Llanta trasera: Aluminio de 12 ó 14 palos, 8 x 17”.
Neumático delantero: Pirelli Diablo Rosso II, 120/70 ZR17.
Neumático trasero: Pirelli Diablo Rosso II, 240/45 ZR17.

Dimensiones
Distancia entre ejes: 1.615 mm.
Angulo lanzamiento: 30º.
Avance: 130 mm.
Altura desde asiento: 755 mm.
Peso en seco: 220 kg.
Peso en orden de marcha: 247 kg.
Capacidad depósito gasolina: 18 litros.

Texto: Manel Hospido
Fotos: Ducati

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*