NUEVA TRIUMPH SPEED TRIPLE 1200 RR

CON UN OJO PUESTO EN EL CIRCUITO

Foto 01 Triumph Speed Triple 1200 RR

La Speed Triple 1200 RR es la apuesta de Triumph por ofrecer un producto enfocado a un uso más deportivo. Para ello se han montado un carenado, unos semimanillares y mejores suspensiones.

Hacía algunos años que Triumph no lanzaba al mercado una deportiva carenada. No es que ahora lo haya hecho, pero sí se parece mucho. La razón es que la plataforma de la Speed Triple 2021 es tan buena, que admite un carenado y unas suspensiones más exquisitas, todo ello, para entrar en circuito con solvencia, pero manteniendo los niveles de acabados y confort de su hermana “desnuda”.

Foto 02 Triumph Speed Triple 1200 RR

Carenado e intenciones

Antes os mencionábamos el carenado de la nueva Triumph Speed Triple 1200 RR, sin duda el elemento diferenciador de esta nueva versión de la archiconocida familia Speed Triple. Para ser realista, no podemos denominarlo carenado, ya que básicamente es un semicarenado. Eso sí, elegantemente esculpido alrededor de una clásica óptica redonda, de LED con luz de conducción diurna (DRL); y que mantiene las angulosas pero tranquilas líneas del resto de la moto. Tras este elemento, encontramos otra de las grandes diferencias de este modelo: los semimanillares. Que van montados por debajo de la tija, mostrando claramente sus malvadas intenciones de entrar en circuito.

Foto 03 Triumph Speed Triple 1200 RR

Cuestión de actitud

Siguiendo con el tema de los semimanillares, debemos mencionar, que estos proporcionan una posición de conducción mucho más agresiva: adelantando y bajando las manos de conductor y obligando al resto del cuerpo a adaptarse. Esto, unido a la sustancial mejora que proporciona el semicarenado, permite circular a alta velocidad de una manera más cómoda y eficaz que con la versión RS, donde el manillar plano y la ausencia de protección aerodinámica suponen un lastre a la hora de enfrentarse al cronómetro.

Foto 04 Triumph Speed Triple 1200 RR

Suspensiones… aún mejores

Otra de las características que avalan los 2.500 euros de sobrecoste de la versión RR sobre la RS son las suspensiones. Si en la naked encontramos una horquilla NIX30 y un amortiguador TTX36, todo ello de Öhlins, en la Speed Triple 1200 RR se ha optado por unas suspensiones inteligentes de la gama S-EC 2.0, del mismo fabricante sueco. De lo mejor del mercado, lo que combinado con unos frenos Brembo, que incluyen pinzas radiales Stylema; y unos pegajosos Pirelli Diablo Supercorsa SP V3 hacen de esta deportiva una de las mejor equipadas del mercado.

Foto 05 Triumph Speed Triple 1200 RR

Lo mejor… ya estaba ahí

Volviendo las razones de la aparición de esta atípica superdeportiva, además de por su excelente chasis, está su ligero y compacto tres cilindros de 1.160 cc que montan tanto la RS como la RR. Un motor que apenas ha cumplido unos meses en el mercado, recibiendo elogios y devolviendo a las Speed Triple a la parte alta de la tabla, en cuanto a prestaciones se refiere.

Foto 06 Triumph Speed Triple 1200 RR

Y es que no es para menos, sus 180 caballos y 125 Nm de par, están apoyados por una moderna electrónica donde encontramos numerosas ayudas a la conducción como el Triumph Shift Assist; los cinco modos de conducción, incluido uno totalmente configurable; el ABS y el control de tracción, ambos sensibles al grado de inclinación; o el sistema anti-wheelie. Una eficiente tecnología desarrollada por Triumph gracias a la experiencia recabada como proveedor único de motores en Moto2 y que hacen de la Speed Triple 1200 RR una auténtica deportiva de calle.

Foto 07 Triumph Speed Triple 1200 RR

My way

Para acabar y mirando el catálogo de otras marcas, quizás sea poco entendible la apuesta de Triumph por un modelo como la Speed Triple 1200 RR. Pero es que la marca Hinckley es así, le gusta ir por libre, abriendo nuevos nichos de mercado y este es buen ejemplo. Con la Speed Triple 1200 RR, Triumph ofrece una moto con una gran parte ciclo y prestaciones de superdeportiva; que goza de una correcta aerodinámica, gracias a un semicarenado de marcada estética pseudo-retro; y que no renuncia a comodidades tan actuales como un sistema de conectividad bluetooth (My Triumph), el control de crucero o el sistema de encendido Keyless. Un modelo que se comercializará en nuestro país en dos colores: Red Hopper o Crystal White, ambos combinados con numerosas piezas en fibra de carbono, al precio de 21.400 €.

Foto 08 Triumph Speed Triple 1200 RR

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*