KAFFEEMASCHINE 17, CAFÉ RACER MOTO GUZZI

Un café italiano en taza alemana

Foto 03 Kaffeemaschine 17

En Kaffeemaschine han creado algunos de los caferacer Moto Guzzi más elegantes que circulan por todo el mundo. Hoy nos vamos a ocupar de su diecisieteava creación, la Maschine 17. Una moto fabricada para un cliente de Colorado (US) que es un ejemplo perfecto de su filosofía.

Axel Budde, propietario de Kaffeemaschine, lleva años fabricando Guzzis caferacer artesanales bajo pedido. Siempre intentando satisfacer, hasta en el mínimo detalle, los deseos de sus clientes. Para ello, en su taller de Hamburgo, revisa el motor, chasis y suspensiones buscando la máxima eficiencia. Todo ello, combinado con una imagen limpia y minimalista: menos, es más.

Foto 02 Kaffeemaschine 17

Moto Guzzi

Está claro que existe un boom por transformar las viejas Moto Guzzi deportivas de hace unas décadas. La razón está clara, la marca no fabrica motos de este tipo en la actualidad y el público lo pide. Constructores como Rossopuro, Classic & Co, Radical Guzzi, Ghezzi & Brian y el propio Kaffeemaschine que hoy nos ocupa son algunos de los más laureados y el lugar donde saciar esta necesidad.

Foto principal Kaffeemaschine 17

Chasis legendario

Para la fabricación de la Kaffeemaschine 17 se partió del chasis de una Le Mans MK III. Un doble cuna desmontable que acogía un motor de 850 cc. Una Moto Guzzi que estuvo en producción entre 1981 y 1983.

Para empezar, se actualizó la tradicional horquilla telescópica con unos muelles mejores con regulación y un nuevo par de amortiguadores Ikon. Se revisó la frenada, cambiando discos, latiguillos y pinza trasera, manteniendo solamente las dos pinzas delanteras.

En cuanto a sus ruedas. Se montaron llantas españolas Morad de radios, con neumáticos Bridgestone Battlax BT-45 de medidas 110/ 90 y 120/90.

Foto 04 Kaffeemaschine 17

Moto Mestiza

Este chasis fue adaptado para alojar el motor de una Guzzi V11. Este propulsor fue revisado, instalando válvulas más grandes; dos carburadores Dell´Orto de 40 mm; un nuevo encendido y un clásico sistema de escapes doble en color negro mate fabricado a mano.

También se montó una bomba de alto flujo para enfriar el aceite, junto a un nuevo radiador: un embrague mejorado y un volante de transmisión aligerado.

Todo ello, permite a su bicilíndrico de 1064 cc superan con creces los 91 cv originales a pesar de la altura en la que vive su propietario.

Foto 06 Kaffeemaschine 17

Artesanía

Su escueta carrocería, compuesta de un sinuoso depósito de gasolina y dos minúsculos guardabarros, todo en aluminio, está creada artesanalmente por el propio Axel. El color fue elegido por el cliente: una combinación de azul “Jaguar” y gris-plata. Por último, para rematar la faena se colocó un asiento en piel marrón… ¡¡¡espectacular!!!

Además, la gran mayoría de las piezas de aleación presentes, también han sido creadas a mano. Como las estriberas y los soportes de instrumentación, ópticas y matrícula. En definitiva, un auténtico trabajo de orfebrería.

Detallazos

Fiel a su filosofía, los pocos detalles que monta la Kaffeemaschine 17 son de lo mejor. Así la instrumentación es una Motogadget Chronoclassic; y sus semi-manillares unos Magura clásicos.
Sobre sus semi-manillares encontramos: unos intermitentes Hella en los extremos, unos puños en cuero marrón, unos sobrios interruptores y un clásico retrovisor redondo. Todo de lo más vintage y elegante.

Foto 07 Kaffeemaschine 17

Por último, recordaros a aquellos que estáis montado vuestra propia Guzzi Caferacer, que muchas de estas piezas están en su catálogo.

Conclusiones

Es difícil que a alguien no le guste la Kaffeemaschine 17. En su simpleza de líneas, detalles elegantes y masivo motor está lo que muchos buscamos… la esencia de la moto.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*