KTM SUPER DUKE 1290R 2019

Siete días con la bestia de Mattighofen

Foto 01 KTM Super Duke 1290R

Durante una semana disfrutamos de los 174 caballos de potencia, la parte ciclo y la electrónica de una de las referencias en el segmento de las híper-naked, la KTM Super Duke 1290R. Una moto que desde Mattighofen nos presentan como una bestia indomable y que tras más de 600 kilómetros de uso bastante variado podemos decir que además de prestaciones este bicilíndrico ofrece un nivel de polivalencia y confort más que aceptable.

La KTM Super Duke 1290R es la última versión y la más potente de la exitosa saga de deportivas desnudas de la marca austriaca. Una moto que incorpora un imponente bicilíndrico de 1.301 cc, denominado LC8, que es capaz de generar 174 caballos y un par motor de 141 Nm. Unas cifras intimidantes que, gracias a una electrónica de primerísimo nivel y su efectiva parte ciclo, la convierten en una moto realmente agradable de conducir. El precio recomendado para nuestro país es de 17.999 euros y está disponible en dos combinaciones de color: blanco/negro con llantas en negro; y negro/naranja con llantas en naranja.

Foto 02 KTM Super Duke 1290R

¿Confort?… Sí, confort

Por lo general es difícil incluir la palabra confort en cualquier frase en la que se hable de una naked de altas prestaciones si no es de modo negativo. Pero esas no son las sensaciones que nos ha trasmitido esta espectacular austriaca. Para empezar, el triángulo ergonómico que ofrece la posición de su manillar, asiento y reposapiés es casi perfecto para una moto de estas características. Su manillar, ajustable en dos posiciones, permite un control total del tren delantero sin exigir demasiado a las muñecas, permitiendo un posicionamiento relajado de los brazos.

En los mismos términos debemos referirnos a los reposapiés, que se sitúan bastante abajo, lo que evita tener que flexionar las rodillas en exceso. Además, la marcada textura de estos últimos evita incómodos resbalones y las distintas posibilidades de ajuste de las punteras del selector de marchas y freno trasero permiten una adaptación casi perfecta al gusto de cada uno. Por último, su estrecho asiento a dos alturas es incluso agradable para el acompañante, haciendo más accesibles sus 835 mm de altura al suelo, el único hándicap que puede encontrar un conductor de poca estatura.

Foto 03 KTM Super Duke 1290R

Potencia, mucha potencia

Lo primero que sorprende cuando sales a carretera abierta con la KTM Super Duke 1290R es la cantidad de potencia de que dispone. Aunque es verdad que existen motos que entregan más caballos, no todas los ofrecen en las revoluciones de esta KTM. Para que os hagáis una idea, el par motor máximo de este bicilíndrico calado a 75 grados llega a tan solo 6.750 vueltas, lo que da una muestra de los medios que tiene.

Apoyando estas prestaciones y ayudando a hacer aún más excitante la experiencia de su conducción, la KTM Super Duke 1290R viene equipada de una moderna electrónica en la que encontramos tres mapas de pilotaje para uso en carretera y uno denominado Track para uso en circuito que se comercializa como extra. Durante la semana que circulamos con ella, nos centramos en el Street y el Sport. Ambos mapas entregan toda la caballería variando únicamente la respuesta del acelerador siendo más contundente en el segundo. También existe un mapa específico para lluvia que reduce la potencia a 130 caballos que gracias a la climatología que nos acompañó durante la prueba no usamos.

Foto 04 KTM Super Duke 1290R

Todo bajo control

Como se merecía esta moto, la mayoría de los más de seiscientos kilómetros que recorrimos con ella los hicimos en carreteras y puertos de montaña, su hábitat preferido. Nos gustó especialmente la forma lineal y progresiva con la que entrega la potencia, lanzándote de la salida de una curva a la siguiente de forma enérgica pero controlada. Mucha confianza nos dio sus contundentes frenos firmados por Brembo. Un equipo compuesto en el tren delantero por unas pinzas radiales monobloque M50 con discos de 320 mm, que gracias al sistema de ABS con sensor de inclinación te permiten frenar muy tarde y dentro del ápice. Además, si queremos más adrenalina, este sistema se puede desactivar para la rueda trasera gracias al modo Supermoto.

Foto 06 KTM Super Duke 1290R

Siguiendo con las ayudas electrónicas, otro extra que incluía la unidad que probamos era el casi obligatorio Quickshift, un sistema de cambio semiautomático que en el caso de esta KTM va realmente bien tanto subiendo marchas como bajando y que si lo combinamos con el MSR (Regulación de Freno Motor) simplifica bastante las cosas en los tramos ratoneros, evitando que patine la rueda trasera cuando nos pasamos bajando marchas.

Foto 07 KTM Super Duke 1290R

Tacto muy deportivo

Retomando la parte ciclo de la Super Duke 1290R, junto a sus imponente frenos encontramos las clásicas suspensiones White Power de KTM. Compuestas en este caso por una horquilla invertida con barras de 48 mm, regulable en compresión en el lado izquierdo y en extensión en el derecho. A la que acompaña un amortiguador trasero con depósito externo, totalmente regulable, y un amortiguador de dirección. Un efectivo paquete que combina a la perfección con el chasis multitubular de acero y el elegante basculante monobrazo de aluminio ofreciendo una estabilidad y confianza en los cambios de dirección difícil de igualar.

Foto 08 KTM Super Duke 1290R

KTM Super Duke 1290R… algo más

Pero no todo es uso deportivo y arañar décimas al crono. Como os decíamos, esta híper-naked es realmente cómoda y polivalente, con un ángulo de giro bastante amplio y suficiente estrechez como para callejear con solvencia por cualquier ciudad. Solo penaliza un poco este apartado su elevada altura al suelo, que sin embargo tras unos días de uso pasa a segundo plano. Otro “pero” lo encontramos en la protección aerodinámica, o mejor dicho su nula protección aerodinámica, que sin embargo es el mejor seguro contra multas que nos pueden ofrecer desde KTM, ya que la moto corre mucho y es fácil sobrepasar los límites de velocidad. Además, si tuviera unos grandes y envolventes carenados no sería una naked… ¿No?

Foto 09 KTM Super Duke 1290R

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*