HARLEY DAVIDSON ROAD KING SPECIAL 2020

LA PRUEBA

Foto 01 Harley Davidson Road King Special

Para aquellos a los que les gusta que les dé el viento en la cara, que pasan de instrumentaciones sofisticadas, pero que quieren disfrutar de un Bagger “Made in USA” puro y duro, la MoCo ofrece su Road King Special. Una moto honesta, que no engaña a nadie y que desprende tradición por los cuatro costados. Pasemos a probarla.

Puro y duro

Resulta un poco intimidante comenzar la descripción de una moto con estos dos adjetivos: puro y duro, pero en el universo Harley Davidson estas palabras no significan lo mismo que para otros motoristas. La razón es simple, la búsqueda de la esencia, de aquello que hacía de las motos una afición que muchas veces era un acto de fe. Hoy en día, con todas las comodidades que nos ofrecen las grandes turísticas, incluidas las de las marcas americanas, ese espíritu se ha descafeinado un poco. Por lo que, nada mejor que una moto que se reduce a lo básico incluyendo dos grandes maletas rígidas, para recuperar esa esencia, un Bagger puro y duro. La Harley Davidson Road King Special.

Foto 06 Harley Davidson Road King Special

Identidad propia

Si algo me gusta de las Road King es que tienen identidad propia. Su enorme carcasa del faro delantero la distingue de todas las demás Harley Davidson, y en el caso de la versión Special, donde va cubierta de negro, a juego con la horquilla, esta marca claramente su carácter. Además, junto a este elemento tan característico, también buena parte de su motor; del sistema de escape, con doble salida por debajo de las maletas; el manillar “Cuelga-monos”, de media altura; y sus preciosas y ligeras llantas Prodigy, de 19 y 18 pulgadas, fabricadas en aluminio, todo, todo va en negro. Cuestión de actitud.

Foto 07 Harley Davidson Road King Special

366

Para empezar con mis sensaciones sobre la Road King Special hay que mencionar un dato: 366… kilos. Este es el peso en orden de marcha de esta moto. ¿Mucho? Depende. En los Bagger americanos el peso no es un factor determinante. La mayoría de ellos, superan los 350 kilos y los hay bastante más pesados. Entonces, ¿Por qué comprar uno? Por las sensaciones que transmiten.

Foto 04 Harley Davidson Road King Special

En el caso de la moto que nos ocupa, ese exceso de peso principalmente penaliza su uso urbano, ofreciendo a cambio un aplomo envidiable en carretera y un comportamiento agradable a poco que estés pendiente de lo que estás haciendo. Además, la combinación de falta de protección contra el viento; y su manillar, tipo Mini-Ape de media altura (9”), trasmite un “feeling” difícil de explicar.

Foto 03 Harley Davidson Road King Special

Siglo XXI

Pero no todo es tradición y rudeza en la Road King Special, detrás de esta apariencia hay una moto moderna con un gran motor que me gustó especialmente. El Milwaukee-Eight de 114 pulgadas, que es como se llama este propulsor de 1.868 cc. Un bicilíndrico con ocho válvulas, de ahí su nombre, que entrega unos cómodos 89 caballos a 5.020 vueltas; y que a tan solo 3.000 ya está cruzando sobradamente los límites marcados por la DGT. Una cifra de potencia a la que acompaña un tremendo par máximo de 163 Nm, que ayuda bastante a la hora de circular a bajas velocidades, no haciendo necesario “jugar” en exceso con las marchas.

Foto 05 Harley Davidson Road King Special

Volviendo a la caja de cambios, esta es de 6 velocidades, siendo bastante suave y precisa, aunque un poco esquiva a la hora de dejarse encontrar el punto muerto… quizás falta de experiencia o malos vicios. Otro detalle interesante es su 6ª marcha, especialmente indicada para las grandes rectas, que permite ahorra en gasolina, dejando el consumo medio entorno a los 6,5 litros. No demasiado para una moto de este tamaño.

100% Bagger

Como os decía, la Road King Special es un bagger en estado puro, sin excesos tecnológicos, pero no por ello, menos idóneo para realizar grandes recorridos cómodamente, solo o acompañado. Para empezar, sus grandes y cómodas maletas laterales, con llave, tienen suficiente espacio para realizar una escapada acompañado. Además, si el acompañante es exigente con su equipaje, el catálogo de HD tiene innumerables opciones de almacenaje que evitan discusiones innecesarias.

Foto 02 Harley Davidson Road King Special

Otro detalle interesante de la capacidad viajera de esta moto lo encontramos en tres prácticas ayudas electrónicas. La primera es su sistema de control de tracción RDRS (Reflex™ Defensive Rider Systems), especialmente desarrollado para circular sobre superficies mojadas. La segunda es el sistema de Freno Combinado Electrónico (ELB), que actúa sobre ambas ruedas ya sea usando la maneta o el pedal. Muy cómodo con este tipo de motos, evitando el desagradable cabeceo, en frenadas fuertes; o el exceso de presión sobre el tren trasero, que puede llevar a derrapar. Y, por último, el necesario control de crucero, sencillo de usar y muy intuitivo.

Foto 08 Harley Davidson Road King Special

Cómoda… en exceso

Para terminar con esta enumeración se sensaciones, vamos a detenernos en su ergonomía. La Road King Special es una moto que se conduce erguido, con los brazos a media altura; aprovechando sus amplias plataformas para los pies; y con nuestras posaderas bien acomodadas en un auténtico sofá. De todo esto que os he contado, que a priori es positivo, lo que menos me gustó fue el asiento. La razón, pues no lo tengo claro. Quizás su excesivo tamaño, que permite demasiadas posiciones a la hora de sentarte y yo, que nunca me senté bien en el “cole”, aproveché su tamaño para recordar mi infancia. Sea como fuere, no dudaría un minuto en sustituirlo por uno menos amable… más puro y duro.

Foto 09 Harley Davidson Road King Special

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*