DUCATI DIAVEL 1260 S

NUESTRA PRUEBA

Foto 01 Ducati Diavel 1260S

Probamos la versión S de las musculosas Ducati Diavel 1260. Unas motos que suponen la segunda generación de estas “muscle-bike” italianas, que ahora incorporan el eficiente Testastretta DVT, capaz de entregar 159 caballos de potencia.

Con la llegada de la Ducati Diavel 1260, esta familia diversifica aún más su oferta, ofreciendo un modelo dinámicamente más deportivo que el anterior y en clara contraposición a la más relajada XDiavel. Sin duda, una imponente “mucle-bike” que sorprende por su agilidad y amplio rango de potencia.

Foto 04 Ducati Diavel 1260S

Deportiva, pero no tanto

Como decíamos, la posición de conducción de la Ducati Diavel 1260 S es marcadamente más deportiva que en la versión anterior. A pesar de ello, se mantienen todos los rasgos estéticos que popularizaron al primer modelo de 2011. Con ese imponente y reconocible aspecto que le proporcionan su voluminosa parte delantera y el inmenso neumático trasero de 240.

Lo primero que me llamó la atención al subirme a la nueva Diavel fue su comodidad. La corta altura al suelo y lo bien situado que está el manillar, con bastante ángulo de giro, ocultan su peso permitiendo moverla fácilmente en parado y a baja velocidad. No digo que sea una moto urbana, ni mucho menos, pero sí que se mueve con bastante soltura entre el tráfico. Además, lo progresivo que se muestra su propulsor, sobre todo con los mapas Touring y Urban, permiten usarla a diario sin sufrir mucho más que con otra naked.

Foto 08 Ducati Diavel 1260S

Comodidad para compartir

Siguiendo con el aspecto ergonómico, debemos indicar que el triángulo que crean el mencionado manillar, asiento y reposapiés es realmente agradable, quizás demasiado para un uso deportivo intenso. Tampoco ayudan a desmelenarse, lo ancho de su sofá/asiento y la poca protección aerodinámica. Pero tampoco es una moto para ello, y si bien el asiento no está ideado para un día de tandas en circuito, sí que lo agradecerá tu acompañante, que incluso podrá hacer uso de unas asas extraíble disimuladas bajo este.

Foto 06 Ducati Diavel 1260S

Testastreta DVT

Para quien no lo sepa, las siglas DVT se refieren a “Desmodromic Variable Timing”, un sistema de distribución de levas variable incorporado en un clásico bicilíndrico a 90 grados, de 1.262 cc, que mejora su rango de uso. Ofreciendo una curva de potencia más plana en medios y bajos; y notablemente contundente a altas revoluciones. Un motor que crea adicción por cómo empuja a poco que gires su acelerador electrónico. Y es que no hace falta poner el modo Sport para sentir sus 159 caballos de potencia y 129 Nm de par, en Touring ya vas sobrado de respuesta, pero teniendo esa posibilidad, por qué no sentir esa agradable patada en el trasero.

Por si fuera poco, en el caso de la versión S, este motor viene de serie acompañado del eficiente sistema de cambio rápido (DQS) que a poco que no te fijes en la instrumentación te pondrá en serio riesgo de recibir una notificación de la DGT.

Foto 07 Ducati Diavel 1260S

Pero no todo es subir de vueltas, también en las recuperaciones destaca el propulsor de la Ducati Diavel 1260 S. Permitiendo olvidarse del cambio en los puertos de montaña proporcionando una conducción divertida, a la vez que relajada, con la que sacarle el máximo partido a su excelente parte ciclo.

Tres mil euros bien invertidos

A muchos les parecerá que es demasiado tajante la afirmación que sirve de título a este apartado, pero cuando uno se va a gastar más de 20.000 euros en una moto de estas características, ese apenas 15% de variación de precio distingue a una gran parte ciclo de una excelente. Si bien la Ducati Diavel 1260 S no es una supersport, su motor y chasis son herederos de una de las tradiciones deportivas más remarcables en el mundo de las dos ruedas y eso se nota, por lo que se agradece la excelencia en este apartado.

Foto 05 Ducati Diavel 1260S

Para empezar el aplomo y confianza que transmite la combinación del chasis multitubular de acero de las Diavel con el equipo de suspensiones Öhlins, propio del modelo S, es increíble. Es verdad que esta moto necesita de un periodo de adaptación para ir un poco fuerte y por mucho que pueda parecer, las dudas no vienen del tren trasero, todo lo contrario, es él, el encargado de disiparlas al abrir gas, ya que esta moto se conduce desde atrás. Y es que no podemos querer conducir una moto con una distancia entre ejes de 1.600 mm, 218 kilos en seco y un lanzamiento de 27 grados como una superbikes… hay que ser humilde y adaptarse.

Foto 02 Ducati Diavel 1260S

Más razones

Otra razón para invertir esos tres mil euros que diferencian la versión estándar de la S son sus más ligeras y sin duda bonitas llantas de aluminio de 10 brazos mecanizadas al contraste; y cómo no, su frenada. Me quiero detener en este último aspecto, en la frenada. A parte de contar con el sistema ABS con asistencia en curvas, la versión “cara” incluye una eficaz combinación de bomba radial PR 16/19 y pinza M50 monobloque, ambas de Brembo. Un equipo que permite apurar mucho a la hora de frenar y que me encantó.

Foto 03 Ducati Diavel 1260S

Alta gama

Para acabar este pequeño repaso a las sensaciones que me transmitió la Ducati Diavel 1200 S quiero hablar de esos detalles y gadgets que hacen de esta moto un auténtico modelo premium. Obviando su completo paquete electrónico, que incluye ayudas a la conducción como el control de tracción (DTC); el anti-wheelie (DWC); el de crucero, el Cornering ABS; o el divertido Ducati Power Launch Evo (DPL), con el que ser el más rápido en los semáforos. Esta Ducati incorpora una elegante óptica Full Led compuesta de un faro delantero DRL (Daytime Running Light) e intermitentes con tecnología “Espada de Luz”; piñas de conmutadores retroiluminadas en rojo; un sistema multimedia a través de Bluetooth para interactuar con el smartphone; y un cómodo arranque sin llave, que permite bloquear la dirección. Lo dicho: alta gama.

Foto 09 Ducati Diavel 1260S

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*