OWM 10th ANNIVERSARY

ÓPERA PRIMA M8

Foto 08 OWM 10th Anniversary

La OWM 10th Anniversary, supone un importante punto de inflexión en la trayectoria de Julian Von Oheimb. Por un lado, es la moto con la que celebra los diez años de su marca (One Way Machine); y por otro, la primera creación sobre la base de un Milwaukee Eight de Harley Davidson.

Fotos: www.clave-rodriguez.com

Foto 03 OWM 10th Anniversary

Milwaukee Eight

Todos los que seguimos la trayectoria de Julian Von Oheimb, conocemos su debilidad por las Harley Davidson Softail, sobre todo por las de algo más de una década. Motos que ofrecen un chasis largo y estrecho, junto a una mecánica sencilla y accesible, desprovista de la irritante electrónica tan presente en las motos actuales. Lo idóneo para sus creaciones, siempre cargadas de una estética liviana e industrial, muy influenciada por los años veinte del pasado siglo. Pero como en todo, siempre tiene que haber una primera vez para dar un paso hacia adelante y qué mejor momento que en una fecha tan marcada como un décimo aniversario. Eso mismo ha debido pensar Julian, apostando por una Street Bob M8 como base para la moto que debe celebrar esta onomástica.

Foto 05 OWM 10th Anniversary

Transilvania

En el proceso creativo de la OWM 10th Anniversary ha tenido especial importancia la participación de un buen cliente de Julian y a la postre dueño de esta moto. La razón es simple, este rumano, natural de Transilvania, es poseedor de otras tres motos de One Way Machine, lo que hacía evidente la necesidad de algún cambio, eso sí, sin faltar a la línea estética que tanto gusta a ambos. Por eso, tras varias conversaciones y bocetos, se apostó por darle un toque un poco más deportivo, que incluyera unas llantas de aleación y un color más brillante, en este caso un elegante gris verdoso. Nada del otro mundo, pero suficiente… no nos vayamos a volver locos.

Foto 07 OWM 10th Anniversary

Problemillas

Como buena moto artesanal, los problemas acompañaron la génesis de la OWM 10th Anniversary. En especial dos: lidiar con la electrónica propia de las nuevas Milwaukee Eight; y adaptar la rueda de una Rocker C al basculante. Lo primero, solo supuso un poco más de paciencia de la normal a la hora de ubicar todo en la moto durante el montaje. En cuanto a la rueda, al ser una llanta delantera, exigió todo el buen hacer y sabiduría de Julian. Para empezar, hubo que alargar el soporte del eje del basculante para que cupiesen las 19 pulgadas de la llanta elegida, evitando así el cambio de geometría que habría supuesto alargar los tubos. Además, por si fuera poco, tocó desarrollar un buje nuevo para esta llanta donde acomodar la corona de la transmisión secundaria por cadena que iba a sustituir a la correa original… todo un trabajo.

Foto 04 OWM 10th Anniversary

Mimos en el M8

Una de las cosas que más me gustan de las One Way Machine es el mimo con que se trata a sus motores. En el caso de la OWM 10th Anniversary, se han sustituido algunas tapas del M8 y su primaria por piezas proporcionadas por Esteves Motorcycle Design. También se han montado un filtro de aire de Thunderbike; un embrague hidráulico de Rebuffini, con sus correspondientes manetas radiales, incluida la del freno delantero, y botoneras; y un escape también de origen italiano, firmado por MCJ. Todo en un omnipresente negro satinado que aumentan el protagonismo de los tubos de los empujadores.

Foto 02 OWM 10th Anniversary

AWO y poco más

Como ya vimos en otro modelo de One Way Machine, la Gringo, en la OWM 10th Anniversary se ha vuelto a montar un depósito de gasolina de una Simson AWO. Una pieza que se adapta muy bien a la filosofía minimalista de esta marca, la cual se hace aún más patente si cabe con la inclusión de un único y fino guardabarros trasero, creado a partir de uno de Chop-It, que va anclado al basculante. Estoicismo extremo, que sin embargo esconde detalles muy Art Decó, como los soportes del mencionado guardabarros, que superan con una bonita curva el disco de freno y la corona; y cómo no, el tapón del depósito de gasolina, grabado por Carsten Estermann.

Foto 06 OWM 10th Anniversary

Solo los mejores

Para ir acabando y no aburriros mucho, solo me queda mencionaros algunas otras piezas y artesanos que han participado en esta moto. Como son sus contundentes mandos avanzados, proporcionados por Thunderbike; las torretas del manillar, firmadas por Rough Crafts; o la aportación de Kellermann, en forma de luces e intermitentes. Y de los segundos, el tapizado del asiento, una funda hecha a medida por Spirit Leather; el trabajo hecho por Müller Motorcycles en la reducción de la altura de las suspensiones; o los responsables de la pintura, BK-Lack GmbH, y sus filetes, Chikos Pinstriping. Sin duda un derroche de calidad a la altura de la onomástica que se celebra.

Foto 01 OWM 10th Anniversary

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*